Fr.Karl letter / Carta del Padre Karl

July, 2019

Greetings as we approach Independence Day, the Fourth of July, where we celebrate Liberty, Freedom and Justice for All. This country’s founding principles are a model for all of us. Each of us, in our way, lives these virtues of Liberty, Freedom and Justice for All.

Thank you in these days for your kind words of encouragement as I begin my sabbatical and, please God, in January, my Immersion Course in Cochabamba, Bolivia at the Maryknoll Institute.

In life, as we all know, nothing stays the same. We are constantly in flux whether it is the aging process, whether it is our work environment, whether it is the leadership of our church or country. Nothing stays forever. I believe the challenge for all of us is to make the best of the moments that we are in and to trust in God’s presence to journey with us particularly in times of transition. Ten years ago when I arrived at Our Lady of Lourdes, not in my wildest dreams would I have ever, ever thought God would be calling me to mission at a new and deeper level. You, the community, have set strong foundation stones for me as I begin this new chapter of my life in service to the church.

I pray in these days that you are able to have some vacation time with family and friends to help rejuvenate your spirits. Fr. Justin comes this weekend as I depart for my vacation to Ireland and the Holy Land. Be assured of my prayers as I ask you to pray for me.

Every good wish,

Fr. Karl
————————————–

Julio de 2019

Saludos cuando nos acercamos al Día de la Independencia, este 4 de julio, donde celebramos la Libertad y la Justicia para Todos. Los principios en los que está fundado este país son un modelo para todos nosotros. Cada uno de nosotros, a nuestra manera, vivimos estas virtudes de Libertad, y Justicia para Todos.

Gracias en estos días por sus amables palabras de aliento cuando comienzo mi sabático y con el favor, Dios, en enero, mi curso de inmersión en Cochabamba, Bolivia, en el Instituto Maryknoll.

En la vida, como todos sabemos, nada permanece igual. Estamos en constante cambio, ya sea el proceso de envejecimiento, ya sea nuestro entorno de trabajo, ya sea el liderazgo de nuestra iglesia o país. Nada queda para siempre. Creo que el reto para todos nosotros es aprovechar los momentos en los que estamos y confiar en la presencia de Dios para viajar con nosotros, especialmente en tiempos de transición. Hace diez años, cuando llegué a Nuestra Señora de Lourdes, nunca hubiera creído que Dios me estaría llamando a la misión en un nivel nuevo y más profundo. Ustedes, la comunidad, han establecido fuertes cimientos para mí al comenzar este nuevo capítulo de mi vida al servicio de la iglesia.

Rezo en estos días para que puedas pasar unas vacaciones con tu familia y amigos para ayudar a rejuvenecer tu espíritu. Padre Justin viene este fin de semana cuando salgo para mis vacaciones a Irlanda y a Tierra Santa. Tengan la seguridad que están en mis oraciones y de igual modo les pido que oren por mí.

Todos mis deseos.

P. Karl